web analytics

Una realidad presente – John Main, OSB

by | Jun 6, 2021 | Meditacion Cristiana

Una realidad presente

Una realidad presente – John Main, OSB

Alguien sostuvo en cierta ocasión que no existirían la moral ni la conciencia si no se experimentara la sensación del futuro. Si solamente pudiéramos percibir el presente y vivir plenamente este momento, alcanzaríamos la bondad aquí y ahora, porque seríamos incapaces de posponer el momento de nuestra conversión a un tiempo futuro indeterminado.

Tal vez parte de la razón del fenomenal impacto religioso que el judaísmo ha tenido en el mundo radica en el hecho de que en lengua hebrea no hay tiempo futuro. Dicha sensación de la presencia eterna de Dios impregna tanto el Antiguo como el Nuevo Testamento. A Moisés Dios le reveló el nombre divino como «’Yo soy’ me envía a vosotros» (Ex 3, 14). Jesús no sólo predicó el reino de los cielos como algo que ya ha llegado, sino que declaró: «Antes que Abrahán naciera, yo soy» (Jn 8,58). Tal sensación de la presencia del Reino tiñe el testimonio que proclamó san Pablo: «Éste es el tiempo favorable, éste es el día de la salvación» (2 Cor 6, 2). Ahora bien, leamos las siguientes palabras del párrafo inicial del quinto capítulo de la Carta a los romanos y prestemos especial atención a los tiempos que emplea:

Hemos alcanzado la salvación por medio de la fe, y nuestro Señor Jesucristo nos ha puesto en paz con Dios. Por la fe en Cristo hemos llegado a obtener esta situación de gracia en la que vivimos y de la que nos sentimos orgullosos, esperando participar de la gloria de Dios (Rom 5, 1-2).

Se advertirá que el principal efecto de este pasaje es llamar nuestra atención sobre la condición en que nos encontramos en la actualidad, hacer que nos con[1]centremos firmemente en el momento presente.

La extraordinaria dinámica de tales palabras y de toda la literatura paulina es que la maravilla, el esplendor, la realidad inimaginable de la condición en que nos encontramos en el momento presente resultan tan abrumadoras que apenas podemos concentrarnos firmemente. Se nos ha permitido acceder a la esfera de la gracia de Dios donde nos hallamos ahora. Jesús nos ha abierto el camino, y a través de su propia experiencia nos ha incorporado a su estado presente, que consiste en la comunión gloriosa con el Padre en su vida resucitada, una vida que ahora impregna toda la creación. Nos encontramos en la esfera de la gracia de Dios porque nosotros nos encontramos donde está Él y Él se halla donde estamos nosotros. Vivimos en É y su Espíritu mora en nosotros.

Y sin embargo, el pasaje que he citado concluía con las palabras: «Esperando participar de la gloria de Dios». ¿Por qué parece que ahora regresamos a un aplazamiento de nuestra entrada en el ámbito de la gracia de Dios? ¿Acaso la retórica paulina le hace confundirse y le lleva a contradicciones? No; lo que dice es lo mismo que afirma Jesús: «El reino de Dios está llegando a vosotros, está en vosotros». Pero es preciso percatarse de ello. Es necesario que la conciencia se expanda y la percepción aumente. Ya estamos en la esfera de la gracia de Dios porque se nos ha enviado el Espíritu a nuestro corazón. Pero, dado que hemos sido creados a imagen de Dios, estamos llamados a tomar conciencia de nuestra identidad.

Tenemos que descubrir lo que Jesús ha logrado para nuestro bien. Hemos de percatarnos del tipo de personas que “somos. Éste es el propósito de que la meditación nos conduzca hasta la plena conciencia de nuestra identidad, del lugar donde nos encontramos, dejando de rondar los espacios del aplazamiento perpetuo. Hemos de estar anclados en la realidad concreta del momento presente en el que se revela nuestro divino esplendor. Debemos calmarnos. Tenemos que aprender a prestar atención de una forma firme y constante a la realidad de nuestro ser en el momento presente. El jesuita Pierre de Caussade (1675-1751) lo denominó «el sacramento del momento presente», ya ello es a donde nos lleva el mantra, a la plena percepción del esplendor divino del presente eterno. El mantra constituye, en verdad, el sacramento del momento presente.

John Main, OSB
Del libro: Una Palabra hecha Silencio
Ediciones Sígueme de Salamanca
Para la difusión gratuita de la Meditación Cristiana

Pregunta de la semana

¿Por que el mantra se considera el sacramento del momento presente?

Publicaré tu escrito en este sitio web donde podrás también ver las reflexiones de otros, lo que nos ayuda tanto en el compartir como en el aprender del otro. Por favor indica el nombre de la ciudad y del país donde te encuentras y manda tu escrito a permanecerensuamor@gmail.com

Historial