VIVIR LA REALIDAD DIVINA,ES ENCONTRARSE CON LO ETERNO,EN EL CAMINO DE LA VIDA,SIN IMPORTAR LA EDAD O LA CIRCUNSTANCIA QUE VIVAMOS;LO FUNDAMENTAL ES QUE SE PRODUZCA ESE ENCUENTRO;Y ES QUE DIOS, SIEMPRE PASA POR EL CAMINO DE NUESTRAS VIDAS Y LO DEJAMOS PASAR INADVERTIDAMENTE,COMO LE HA PASADO A TANTOS QUE LA TUVIERON DE FRENTE Y LA DEJARON PASAR, TAL COMO LE PASO A PILATOS,CUANDO LE PREGUNTO A JESUS POR LA VERDAD,Y JESUS LE RESPONDIO CON SU PURA PRESENCIA DE SIERVO SUFRIENTE;PERO PILATOS NO ENTENDIO ,CEGADO POR EL ORGULLO; EN CAMBIO, DIMAS EL LADRON CRUCIFICADO A SU DERECHA,AL RECONOCER LA REALIDAD DIVINA,PRESENTE EN JESUS,NO TARDO EN PEDIRSELA AUN EN EL TRANCE DE LA MUERTE Y EL MISMO JESUS SE LA DIO DE INMEDIATO Y LE DIO EL PARAISO EN UN INSTANTE.LA REALIDAD DIVINA PUEDE EXCEPCIONALMENTE EN LA MEDITACION,CUANDO LA MISMA MEDITACION NOS LLEVA UN POCO MAS ALLA, ES DECIR A LA “CONTEMPLACION EN LA CONTEMPLACION NO TENEMOS NADA QUE PEDIRLE A DIOS,PORQUE YA LO TENEMOS A “EL”Y TODO SE CONVIERTE EN UN CONTINUO PRESENTE DE AMOR,ALEGRIA Y PAZ.EFECTIVAMENTE HE TENIDO ESTA EXPERIENCIA,LA PRIMERA VEZ ,EN UN MOMENTO DE GRAVEDAD MORTAL Y LUEGO EN EXCEPCIONALES MEDITACIONES COMO UN REGALO DE DIOS QUE ME PONE FUERA DE MI,QUE LLEGA COMO UN FOCO MUY INTENSO DE LUZ DE AMOR,QUE ME TRANSFIGURA Y ME SIENTO COMO UNA AGUILA QUE VUELA HACIA OTROS CIELOS.

Vicente de Jesús Mujica